Etiquetas

, , , ,

En la mañana del día de hoy, viernes 5 de Diciembre de 2008 en la residencia patriarcal de Peredelkino, Moscú, a los 79 años de edad se ha dormido en el señor Su Santidad Alexis II Patriarca de Moscú y de Todas las Rusias.

La posible causa de su deceso pudiera ser una insuficiencia cardíaca de la cual el Patriarca tenía un nutrido historial al respecto

Pero… (habida consideración para los no ortodoxos) ¿Quien fué Alexis II?

Nació en 1929 en Tallin, capital de Estonia con el nombre secular de Alexéi Mijáilovich (von) Rüdiger, en el seno de una devota  familia de emigrantes rusos de ascendencia alemana (germano-báltica), hijo de un sacerdote ortodoxo, solía acompañar a su padre en peregrinaciones a iglesias y monasterios, y ayudó a su padre a atender a prisioneros de campos de concentración nazis en Estonia, fue durante esas visitas que decidió dedicarse a la vida religiosa. En 1961 tomó el hábito de monje, fue nombrado Obispo de Tallin en 1964 y cuatro años más tarde se convirtió en Arzobispo. En 1986, en plena Perestroika, fue designado Arzobispo Metropolitano de Nóvgorod y Leningrado (hoy San Petersburgo), cargo que ejerció hasta su nombramiento como patriarca.

Patriarcado

Sucesor del fallecido patriarca Pímen I, se convirtió en el 15º jerarca de la Iglesia Ortodoxa de Rusia (IOR) desde que en este país se estableció la institución del Patriarcado en 1589 y el primero, desde la revolución, en ser elegido sin la presión del Soviet, a un año y medio de que cayera la URSS. Desde su elección, instó al Gobierno soviético a introducir la religión en los colegios y pidió una “ley de libertad de conciencia”. Durante el golpe de Estado contra Gorbachov en 1991 (fue elegido diputado del pueblo en 1989, cargo que ostentó durante unos meses), denunció a los golpistas, instó al Ejército a mantener la calma y a evitar un baño de sangre en repetidas ocasiones y pidió que permitieran al presidente depuesto dirigirse a la nación.

En no pocas ocasiones ha sido acusado de haber sido durante varias décadas un agente de la KGB, acusación que el mismo y el Patriarcado de Moscú, siempre han negado rotunda y categóricamente. Con todo, si reconoció que las autoridades religiosas llegaron a acuerdos con el Gobierno soviético y por eso pidió públicamente perdón y comprensión a todos aquellos a los que la complicidad de la Iglesia pudo causar daño.

Durante su mandato, Alexis fue un firme defensor del papel preponderante de la Iglesia en la sociedad rusa, pese a que la Constitución estipula que Rusia es un Estado multiconfesional integrado por cristianos ortodoxos, musulmanes, judíos y budistas. En concreto, propuso introducir una asignatura obligatoria de religión ortodoxa en la educación secundaria, lo que fue muy criticado por los líderes de las otras tres religiones oficiales en Rusia.

En su patriarcado fueron rehabilitados nuevos santos y mártires perseguidos por el régimen comunista. En el año 2000, elevó a los altares al último Zar de Rusia, Nicolás II, y a su familia.

Además fue artífice de la reunificación entre el Patriarcado de Moscú y la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Exterior, fundada por los sacerdotes y feligreres que huyeron del terror desatado en Rusia tras la revolución bolchevique de 1917.

Relaciones con Roma

En sus relaciones con la Iglesia de Roma hay que distinguir respecto de sus relaciones con Juan Pablo II como con Benedicto XVI, con el papa polaco Karol Wojtyla las relaciones entre Roma y Moscú fueron bastante tensas, básicamente por las acusaciones desde Rusia de promover el proselitismo católico en la zona de influencia de la Iglesia Ortodoxa en Rusia y Europa del Este (Polonia se encuentra en Europa oriental) sobretodo por medio de la Uniata “Iglesia Católica Ucraniana de rito oriental” nacida en 1595, y que Juan Pablo II quiso convertir en Patriarcado pero no pudo por la férrea oposición de los ortodoxos rusos. La IOR incluso expulsó en 2002 a cinco sacerdotes católicos después de que el papa polaco  decidiera reorganizar sus estructuras en Rusia con la creación de cuatro diócesis.

En cambio con el papa alemán Joseph Ratzinger, las relaciones entre Roma y Moscú mejoraron sensiblemente con la llegada al pontificado de Benedicto XVI, con el que dijo compartir principios morales.

Cobertura de prensa

La noticia no fue en absoluto indeferente para las cadenas informativas: Así lo informo la BBC de Londres:

Así lo informó Al Jazeera (Emiratos árabes):

Y así la Televisión Española:

Hondo pesar

El que fuera último presidente de la URSS Mijail Gorbachov se ha mostrado “conmocionado” esta mañana y ha asegurado “respetar profundamente” al Patriarca.

El actual presidente de la Federación Rusa Dmitri Medvedev consideró que su muerte supone “una gran pérdida para Rusia” e incidió en que “el renacimiento de la Iglesia ortodoxa rusa, la aplicación de los principios de la libertad de conciencia y de confesión están íntimamente vinculados a su nombre“,y que “El Patriarca, siendo una gran personalidad, ejerció enorme influencia sobre la vida espiritual y el estado moral de la sociedad rusa… Todos nosotros sentimos un profundo dolor con motivo de su muerte. Yo lo sufro como una grave pérdida personal. Siempre recodaremos su colosal fuerza espiritual, sabiduría e infinita lealtad a su país y a su pueblo“, según informó el Kremlin en un comunicado.

Por su parte desde Roma, Benedicto XVI ha enviado un telegrama de pésame al Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa, el cual dice lo siguiente:

“He recibido con profunda conmoción por la triste noticia de la muerte de Su Santidad Alexis II, de Moscú y de todas las Rusias y con afecto fraternal quiero manifestar al Santo Sínodo y a todos los miembros de la Iglesia Ortodoxa Rusa mi más sentido pésame, asegurando mi cercanía espiritual en este momento de gran tristeza. Suplico al Señor que acoja en su Reino de paz y de alegría eternas a este infatigable ministro suyo y consuele a cuantos lloran su dolorosa muerte. Tengo presente  el compromiso común en el camino de la comprensión y la colaboración recíprocas entre ortodoxos y católicos y recuerdo los esfuerzos del difunto Patriarca en pro del renacimiento de la Iglesia, después de la dura opresión ideológica que causó el martirio de tantos testigos de la fe cristiana. También recuerdo la buena batalla en defensa de los valores humanos y evangélicos que llevó a cabo sobre todo en el continente europeo y deseo que su entrega de frutos de paz y progreso humano, social y espiritual. En la triste hora de la despedida, mientras su cuerpo mortal se confía a la tierra en espera de la resurrección, espero que la memoria de este servidor del Evangelio de Cristo ayude a cuantos ahora lo lloran y sirva de aliento a los que recogerán su herencia a la hora de guiar la venerable Iglesia Ortodoxa Rusa. Con afecto en el Señor Resucitado”.

+ Que su memoria sea eterna!!!! +

Anuncios